Spanish Español

Pediculosis: tratamiento y recomendaciones

La pediculosis o infestación de piojos en la cabeza está provocada por la especie Pediculus humanus capitis, más conocida como piojo humano. Es una parasitosis externa, que se suele vincular con la población infantil y adolescente en edad escolar, así como con adultos vinculados con este tipo de colectivos.

Cada año, coincidiendo con el inicio del curso escolar, se repiten las consultas sobre las medidas para evitar la infestación por piojos y, en el supuesto que ésta ya se haya producido, cómo tratarla en el periodo más corto, de la forma más fácil y efectiva. El farmacéutico comunitario es el profesional sanitario al que acuden la mayoría de los pacientes en estos casos, por lo que es muy importante conocer los principios activos utilizados para tal fin, sus ventajas e inconvenientes, así como los vehículos, las distintas presentaciones, las formas de aplicación y los accesorios útiles para poder combatir, controlar y eliminar tanto los piojos como las liendres adheridas al cabello infestado.

Ciclo vital

El piojo adulto deposita sus huevos (también llamados liendres) en el cuero cabelludo, y éstos eclosionan al cabo de unos 6-9 días. De cada huevo nacerá una ninfa, que alcanza la edad adulta después de 9-15 días, momento en que comienzan a depositar liendres. El ciclo vital del piojo es de 3-4 semanas y puede llegar a depositar hasta 150 liendres en este periodo. Es por eso que, para el tratamiento adecuado de la infestación, se recomienda la utilización de métodos que tengan eficacia contra las liendres además de contra los piojos.

Transmisión

El piojo humano es un parásito que no puede volar ni saltar y el riesgo de transmisión solo es posible a través del piojo adulto, por lo que la vía de transmisión más frecuente es por contacto directo entre cabezas. También se pueden transmitir de manera indirecta, a través de intercambio de peines u otros accesorios. Para que esta vía de contagio sea realmente efectiva, es necesario que el tiempo transcurrido desde la contaminación de estos elementos con el parásito, hasta que se produzca el contacto directo con el nuevo individuo, no exceda las 48 horas (24 horas sin alimentación son suficientes para provocar la muerte de una ninfa y 24-48 horas fuera del huésped bastan para provocar la muerte del piojo adulto).

Sintomatología

El síntoma más frecuente de la pediculosis es el picor, provocado al inyectar el piojo su saliva cuando pica al huésped para ingerir su sangre. Como consecuencia del intenso picor, suele producirse el rascado de la zona, que puede conducir a la sobreinfección de las lesiones.

Reconocimiento de la infestación

El diagnóstico de la infestación es relativamente sencillo dadas las características de la parasitosis y del agente causal, con lo que no suele requerir de intervención facultativa. Ante el rascado recurrente del cuero cabelludo en los niños, son habitualmente los padres los que, tras una exploración visual meticulosa del cabello, identifican la presencia de liendres o piojos adultos (normalmente es más fácil localizar los huevos que el piojo, ya que el número de individuos adultos es muy bajo, se mueven con mucha rapidez, y salvo acaben de alimentarse, presentan un color que no facilita su localización). No es fácil, en general, detectar las liendres, ya que a menudo se confunden con caspa, aunque se diferencian de las escamas de caspa en que las liendres no caen cuando se sacude el cabello ni cuando se cepilla y son difíciles de separar del cabello con los dedos, en cambio, la caspa sí presenta movilidad y es capaz de desprenderse, tras efectuar movimiento. Otro elemento que puede ayudar a discernir entre ambos es su situación: las liendres se localizan a 1 mm, aproximadamente, del cuero cabelludo. Es conveniente realizar el examen de la siguiente manera:

- Bajo una luz natural, brillante, dividir el cabello con las manos.

- Examinar de cerca el cuero cabelludo, especialmente en la nuca y detrás de las orejas.

- Buscar unos puntitos blancos o marrón amarillento, adheridos al cabello, cerca del cuero cabelludo.

- La búsqueda de los adultos se ve facilitada si el cabello está húmedo, ya que los movimientos del parásito son más torpes. Se puede poner una toalla blanca sobre los hombros para ver mejor los piojos que van cayendo.

- Las liendres recién puestas son casi transparentes, y conviene examinarlas desde distintos ángulos de luz. Esto se hace fácilmente, dando la vuelta alrededor del niño mientras se le examina. Para distinguir las liendres de la caspa, tratar de desalojarlas del cabello. Si no pueden quitarse fácilmente, probablemente sean liendres.

Tratamiento

Las opciones terapéuticas antipediculicidas tienen como objetivo primordial erradicar la parasitosis. Se trata de preparados insecticidas y/u ovocidas, vehiculados en diferentes formas galénicas para facilitar su aplicación tópica y adecuarla, en la medida de lo posible, a las exigencias y peculiaridades de cada caso.

Existen varios tipos de tratamientos para detener la pedicu¬losis basados en dos mecanismos de acción diferentes: el mecanismo de acción neurotóxico, en el que actúan sobre el sistema nervioso del insecto, alterando los canales de sodio de sus membranas celulares y provocando, en un primer momento, hiperactividad y descoordinación, seguido de parálisis y muerte del parásito, y el mecanismo de ac¬ción físico, en el que realizan un efecto externo sobre el piojo sin causar ningún tipo de toxicidad ni irritación en el huésped, lo que los hace especialmente indicados para pieles sensibles.

Pediculicidas de acción neurotóxica

Los piretroides como la permetrina al 1% (activa tanto sobre adultos como sobre ninfas y liendres) y los organofosfa¬tos como el malatión al 0,5% (activo frente a formas adultas, liendres y ninfas) son algunos de estos agentes neurotóxicos. Debido a su mecanismo de acción no son ovi¬cidas, ya que el embrión no ha desarrollado sistema nervio¬so. A pesar de que su toxicidad es baja, pueden generar hipersensibilidad e irritación de la piel o del cuero cabelludo.

Su uso extendido ha creado una resistencia generaliza¬da del piojo durante los últimos años, y como consecuen¬cia una disminución de su eficacia.

Pediculicidas de acción física

Alcohol bencílico al 5%

- Mediante este tratamiento tópico los piojos mueren por as¬fixia; el alcohol bencílico actúa a nivel respiratorio, evitando que los piojos cierren sus espiráculos respiratorios. 

- El tiempo de tratamiento para la eficacia pediculicida es de 10 minutos.

- Varios estudios afirman que no tiene actividad ovicida.

- Este componente puede provocar reacciones alérgicas e irritación local moderada.

- Se puede utilizar a partir del año.

Dimeticonas 

- Son aceites sintéticos de silicona que ac¬túan sellando los espiráculos de los piojos. 

- El tiempo de tratamiento para la eficacia pediculicida es de 2 minutos.

- Por sí solas muestran una eficacia moderada contra liendres, y suele ser necesaria más de una aplicación para eliminarlas por completo. Su actividad ovicida varía dependiendo de las propiedades fisicoquímicas de cada dimeticona y del resto de componentes de cada formulación.

- Presentan buen perfil de seguridad.

- Se pueden utilizar a partir de un año de edad.

- No se consideran tóxicos y, debido a su mecanismo de acción físico, no crean resistencia.

Miristato de isopropilo (IPM) 

- Su mecanismo de acción consiste en la disolución de ma¬nera mecánica de la cutícula cerosa que recubre el exoes¬queleto de los piojos. Esto provoca una pérdida incontrola¬ble de agua a través de la cutícula y la posterior muerte del parásito. Se presupone, además, que el mismo meca¬nismo de acción tendría lugar en liendres, recubriéndolas y disolviendo su capa exterior, lo que crea pequeñas perfo¬raciones y permite que la fórmula penetre en su interior y ocasione su muerte. 

- El tiempo de tratamiento para la eficacia pediculicida es de 1 minuto.

- La combinación de IPM con una dimeticona presenta una gran eficacia no sólo frente a los piojos, sino también frente a sus liendres. Tiene una eficacia pediculicida del 100% en sólo 1 minuto de inmer¬sión, y una máxima eficacia ovicida en sólo 2 minutos, lo¬grando un 93% de mortalidad en liendres 15 minutos des¬pués de su aplicación. 

- Se trata de un ingrediente con un buen perfil de seguridad y, además, debido a su mecanismo de acción físico los piojos no crean resistencias. 

- Se puede utilizar a partir del año.

Formas de presentación

Las formas galénicas que se diseñan y formulan para vehicular los principios activos con propiedades pediculicidas deben reunir una serie de características. Por un lado, que faciliten una cómoda, sencilla y agradable aplicación y, por otro, que permitan que el principio activo actúe sin interferencias y dilate su permanencia sobre la zona a tratar.

Será importante que los preparados utilizados sean capaces de conferir al cabello un efecto protector y acondicionador, no irritante, ni agresivo y, a la vez, que sus propiedades organolépticas no creen una sensación de rechazo en el usuario del producto.

Lociones y soluciones

Son formas líquidas, cuyas características permiten que el tiempo de contacto, entre el preparado pediculicida y el parásito, sea más prolongado que el que ofrece otras formas de presentación. Tanto el tiempo de permanencia como los excipientes utilizados en estas formulaciones permiten una mayor penetración, y así, confieren poder ovicida a muchas de las presentaciones existentes en el mercado. Tras la aplicación, se debe intentar conseguir una semioclusividad de la zona y cubrirla durante un periodo con un gorro de plástico. El punto siguiente será su retirada mediante un lavado de la zona con un champú y la utilización de una lendrera para comprobar la eliminación de los parásitos.

Aerosoles

No presentan diferencias significativas respecto a las formas anteriormente citadas: su fácil utilización, su capacidad de llegar a la totalidad de la zona afectada de forma sencilla y limpia, así como permitir un contacto rápido y estrecho con el cabello a tratar, son sus principales características diferenciales.

Champús

Su aplicación se recomienda que se realice en dos fases. En una primera aplicación, el preparado se repartirá sobre todo el cuero cabelludo, incidiendo en las zonas donde los piojos tienden a localizarse en mayor porcentaje (nuca y parte posterior e inferior de la cabeza). Tras el aclarado de la primera jabonada, se realizará una segunda aplicación de forma similar a la primera, pero dejando actuar el producto durante un tiempo no inferior a 10 minutos, para garantizar su efectividad. Transcurrido este tiempo, se aclarará exhaustivamente el cabello para eliminar el producto y, así, disminuir la probabilidad de aparición de reacciones de hipersensibilidad.

Consejos desde la farmacia comunitaria para evitar la diseminación y las reinfestaciones

- En las épocas en que se presentan los picos de infestación, es preferible que los niños lleven el pelo corto y las niñas recogido, de forma que se minimicen las posibilidades de contacto.

- En la piscina, utilizar gorro. Los piojos son capaces de sobrevivir en el agua de piscinas, durante un cierto periodo, una vez allí, se hallan a flote y, por consiguiente, son susceptibles a depositarse sobre un nuevo pelo, ya sea del mismo huésped o de otro distinto.

- Evitar compartir los peines, cepillos, diademas y demás complementos o utensilios utilizados en los procesos de peinado. Una alternativa, para evitar diseminaciones, es sumergirlos, de forma periódica, en una solución insecticida, como mínimo, durante un periodo de 30 minutos.

- Lavar la ropa que haya podido permanecer en contacto con la zona afectada por la parasitosis a altas temperaturas (ciclo de agua caliente de lavadora a más de 55º). Si la naturaleza de la prenda no permite esta operación, se recomienda limpiarlas mediante calor seco, vaporizarlas con un insecticida y mantenerlas aisladas en una bolsa durante varios días (15 días, tiempo en el que  los parásitos estarán muertos). 

- Sanear a fondo el entorno que frecuenta el parasitado (habitación, asientos del coche, sillones), así como cambiar con frecuencia la ropa de cama y proceder a su lavado mediante la utilización de un programa de agua caliente. 

- No está demostrado que la práctica tradicional de aclarar el pelo con vinagre tras el lavado tenga algún efecto y en ningún caso se debe utilizar antes de iniciar el tratamiento.

- Los productos pediculicidas no deben usarse de manera continuada ni con fines preventivos, sólo debe iniciarse el tratamiento si se descubren piojos y liendres. Tampoco deben utilizarse simultáneamente productos pediculicidas diferentes.

- Es importante insistir en la repetición del tratamiento a los 7-10 días, ya que es cuando nacen las ninfas y el mejor momento para lograr una eliminación total del parásito en todas sus etapas.

- Utilizar lendreras de púas muy juntas y largas con el pelo húmedo. Se recomienda una sesión de peinado cada cuatro días, durante al menos dos semanas. Es mejor seguir usando la lendrera hasta que no se vean los parásitos durante tres sesiones seguidas.

- Informar al colegio y entorno del niño, ya que así evitaremos que los contagios continúen.

 

Escrito por Catalina Yeh Lu

Pin It

Seguro que te interesa continuar leyendo .....

La Revista

Farmaventas nº 165
Farmaventas nº 165

Farmaventas nº165

Nuestras Redes Sociales

Agenda

Contacto


Pau Claris, 138 1º 3ª
08009 - Barcelona - España

Teléfono: +34 93 434 21 21
Teléfono Provisional: 657.56.92.78


Datos


16.000 ejemplares mensuales
Más de 10.000 noticias publicadas
Más de 17.000.000 de lecturas

Durante el confinamiento y
en la actualidad continuamos
repartiendo la revista física 
con total normalidad.

Descubre nuestra Editorial

@Copyright PODIUM GLOBAL MEDIA S.L. |  Política de PrivacidadPolítica de Cookies