Spanish Español

Complementos alimenticios

Los complementos alimenticios son productos elaborados con ingredientes naturales, que presentan un beneficio para el organismo, y que están destinados a preservar la salud y potenciar la belleza desde el interior.

Como la propia definición indica, complementan una dieta variada y equilibrada, y consisten en fuentes concentradas de nutrientes o de otras sustancias que tengan un efecto nutricional o fisiológico, en forma simple o combinada. Existe una amplia diversidad de complementos alimenticios, por ejemplo, los indicados en dermocosmética, tanto para el cuidado de la piel como del cabello, denominados también “nutracéuticos” o complementos alimenticios de acción cosmética. Así, es posible encontrar productos que reivindican acciones como: destinados a cuidar la piel, mantener su firmeza, retrasar el envejecimiento, prevenir el daño solar, regular la pigmentación, preparación para el bronceado, tratamiento de celulitis, etc.

Otros nutricosméticos están destinados a evitar la caída del cabello o a mejorar su aspecto y volumen, y finalmente también los hay dirigidos al fortalecimiento y buen estado de las uñas. Se comercializan como complementos alimenticios, ya que los preparados destinados a ser ingeridos no pueden calificarse de cosméticos.

Todo ello está resumido en el concepto “la belleza desde el interior”, o cosmética “in-out” mediante la ingesta de nutrientes que ejercen un efecto directo sobre el aspecto externo. De hecho, el Reglamento (CE) 1223/2009, de 30 de noviembre, sobre productos cosméticos, establece que un producto cosmético es «toda sustancia o mezcla destinada a ser puesta en contacto con las partes superficiales del cuerpo humano (epidermis, sistema piloso y capilar, uñas, labios y órganos genitales externos) o con los dientes y las mucosas bucales, con el fin exclusivo o principal de limpiarlos, perfumarlos, modificar su aspecto, protegerlos, mantenerlos en buen estado o corregir los olores corporales».

¿Cómo se presentan los complementos alimenticios? 

Se comercializan en forma dosificada, es decir: Cápsulas, tabletas, sobres, gotas, ampollas, batidos, barritas, entre otras.

El usuario debe estar correctamente informado a cerca de las dosis diarias recomendadas, que no deben ser excedidas, asesorado por un profesional de la salud, o bien buscar información en el etiquetado del producto. Los complementos alimenticios no deben utilizarse como sustitutos de una dieta equilibrada

¿Qué se debe tener en cuenta si se planea consumir algún complemento alimenticio?

Lo más importante es no tomar los complementos alimenticios a libre demanda. A pesar de no necesitar receta médica para su compra, es indispensable la recomendación por parte del médico o farmacéutico. El profesional de la salud podrá ayudar a determinar cuál es el producto que se puede adaptar más a las necesidades individuales.

Los complementos alimenticios pueden contener ingredientes activos que tienen efectos biológicos en el organismo. Recuerde que el término “natural” no siempre es sinónimo de “seguro” y no significa que no tenga riesgo. Por ello, una ingesta excesiva y continuada de los mismos puede tener efectos perjudiciales para la salud en determinadas situaciones, como, por ejemplo:

- Al combinar el consumo de diferentes complementos a la vez o junto con medicamentos, sin previa consulta de un médico o farmacéutico.

- Los fumadores deben tener cuidado con algunos complementos, en particular, con altas dosis de beta-caroteno.

- Para las mujeres embarazadas, los complementos que contienen vitamina A, incluyendo el aceite de hígado de pescado, pueden ser perjudiciales si se excede la dosis diaria recomendada o si se supera durante un largo periodo de tiempo.

¿A quién van dirigidos los complementos alimenticios?

Los complementos alimenticios están dirigidos a personas de cualquier edad, que gocen de buena salud y que sean responsables de su bienestar. Existen diversos motivos por los cuáles se puede comenzar a tomar algún complemento alimenticio. 

Es evidente que el estado nutricional de una persona se refleja en el aspecto de su piel, cabello y uñas, y por tanto un aporte deficitario en vitaminas, minerales, aminoácidos, ácidos grasos esenciales y otras sustancias repercuten negativamente en su organismo. Una piel sana cumple con la función barrera para mantener el equilibrio entre el entorno interno y externo del cuerpo. La piel requiere nutrientes y minerales específicos para mantener su homeostasis dado que está sometida a cambios constantes por factores ambientales y el proceso asociado con el envejecimiento.

No podemos obviar un extenso grupo de complementos alimenticios que también pueden ayudarnos en problemas relacionados con nuestra salud y calidad de vida: complementos destinados a embarazadas, alivio de sofocos durante el climaterio, aumento de defensas mediante la toma de probióticos, apoyo a dietas de adelgazamiento, alivio de problemas relacionados con la circulación, retención de líquidos, apoyo en períodos de astenia o fatiga, apoyo a la concentración, etc.

Necesidades

La necesidad de los complementos nutricionales es un tema controvertido, ya que somos conscientes de que con una dieta equilibrada existe un aporte suficiente de la mayoría de los ingredientes empleados en las formulaciones de nutricosméticos, pero el actual estilo de vida y ritmo de comidas, junto a factores como el estrés y los cambios metabólicos debidos a la edad, hacen necesario en muchos casos complementar la dieta con un aporte extra de algunos nutrientes.

De hecho, los estudios que han valorado la situación nutricional de los diferentes colectivos de la población española han demostrado que se ingieren cantidades de proteínas y de grasas superiores a lo aconsejado, en detrimento de la ingesta de fibra, vitaminas y minerales, que es inferior a la recomendada. Las carencias observadas en este estudio no llegan a determinar manifestaciones clínicas relacionadas en la población. Desde la farmacia, como profesionales sanitarios que somos, podemos transmitir a nuestros clientes la importancia de una dieta equilibrada, para así favorecer una ingesta adecuada de nutrientes. La labor del farmacéutico es determinante, incluso, ya que podemos controlar las suplementaciones nutricionales masivas. Debemos recordar que niveles elevados de ciertos nutrientes pueden provocar toxicidad e incluso producir interacciones con otras sustancias, como, por ejemplo, fármacos. Siempre debemos recordar:

- No superar la dosis diaria recomendada en la etiqueta.

- No utilizar los complementos alimenticios para sustituir una dieta equilibrada.

- No prevenir, tratar o curar enfermedades con complementos alimenticios.

- No sustituir los medicamentos recetados por un médico por complementos alimenticios.

- Seguir las instrucciones de uso dadas por el fabricante en la etiqueta.

¿Cuáles son las sustancias más comúnmente utilizadas en la elaboración de complementos alimenticios?

Existe una extensa gama de productos para complementar la alimentación y la nutrición de nuestro organismo. Entre los componentes más habituales en la formulación de estos productos destacamos:

Minerales

considerados micronutrientes, es decir, nutrientes que encontramos en poca proporción en los alimentos pero que resultan imprescindibles para el adecuado funcionamiento de nuestro organismo. Los minerales mas comunes son el zinc, selenio, cobre, calcio, entre otros.

- Zinc: La cantidad diaria recomendada de este mineral es de 10 mg, y su déficit puede producir patologías menores muy frecuentes, como uñas quebradizas, fragilidad capilar, pérdida de brillo y alopecia, hipersecreción sebácea... Es necesario para la síntesis de queratina, una proteína con estructura fibrosa, muy rica en aminoácidos azufrados que forma parte de las capas más externas de la epidermis, cabello, uñas y retina. La asociación de zinc y vitamina B6 constituye un buen coadyuvante para el tratamiento de la caspa y la caída del cabello.

- Selenio: Tiene un papel importante en algunas enzimas antioxidantes, como la glutatión- peroxidasa, inhibiendo la acción de radicales libres, por lo que ayuda a prevenir el daño celular y retrasa el envejecimiento cutáneo. Actúa en sinergia con la Vitamina E.

- Cobre: Es otro de los oligoelementos esenciales, y está presente en todos los tejidos del organismo. Forma parte de varias enzimas, entre ellas la lisiloxidasa, que interviene en la síntesis de elastina y colágeno, y la tiroxinasa, que es fundamental para la síntesis de melanina. Su déficit se manifiesta con despigmentación de piel y cabello. El cobre es tóxico en grandes cantidades. Las recomendaciones dependen de la edad, el sexo y otros factores, como el embarazo. Las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia necesitan cantidades mayores. Se recomiendan entre 800 y 1.300 μg/día.

- Calcio: Es el mineral más abundante en el cuerpo humano, y responsable de la formación y mantenimiento de huesos y dientes. La fuente más abundante de calcio son los lácteos (leche, yogur, queso...) y la soja. La vitamina D tiene un papel fundamental en su absorción. Hasta 2,5-3 g/día, provenientes de fuentes y suplementos dietéticos parecen ser seguros para niños y adolescentes. Hasta 2-2,5 g/día parecen ser seguros para adultos. Se cree que puede ser beneficioso en el tratamiento de la celulitis, ya que concentraciones altas de calcio favorecen la excreción de lípidos y disminuyen la lipogénesis.

- Silicio orgánico: El silicio en su forma orgánica está presente en numerosas partes del organismo, en especial en las uñas, cabello y tejido conectivo. Por este motivo, es utilizado en numerosos tratamientos de belleza, para ayudar a restaurar la piel arrugada y flácida, fortalecer las uñas o dar vitalidad al cabello. Neutraliza los radicales libres, por lo que protege a los tejidos de la oxidación. También se le atribuyen propiedades antiinflamatorias, antihipertensivas e hipocolesterolemiantes. El modo de absorción digestiva de los derivados orgánicos del silicio es diferente al del silicio mineral, lo que permite una asimilación eficaz superior al 70%. Por otra parte, poseen más capacidad para alcanzar los tejidos y fijarse que el silicio mineral, que está sometido a una fuerte eliminación renal. Se recomienda que la dieta de una persona adulta contenga entre 1 y 1,5 g de silicio diarios.

Vitaminas y derivados

un compuesto orgánico requerido por el organismo como un nutriente vital en cantidades limitadas. Al compuesto químico orgánico se le llama vitamina cuando no puede ser sintetizado en cantidades suficientes por un organismo y debe obtenerse mediante la dieta.

- Carotenoides: Los carotenoides son una familia de moléculas derivadas de la vitamina A, ampliamente utilizadas en nutricosmética por su alta afinidad con la piel y su potente acción antioxidante y preventiva del daño celular. Son los responsables de muchos pigmentos rojos, naranjas y amarillos de diferentes vegetales. Entre ellos destacan los siguientes:

- Licopeno. Es un carotenoide de color rojo que se encuentra en alta concentración en el tomate y la sandía. Al tratarse de un derivado de la vitamina A, también se le atribuye una ligera acción regeneradora, ya que estimula la diferenciación de los queratinocitos, dando lugar a una epidermis mejor estructurada.

- Beta-caroteno. Es uno de los precursores más importantes del retinol, forma activa de la vitamina A. Es un carotenoide naranja/amarillo que se encuentra ampliamente en alimentos como el hígado o las zanahorias.
Ambos se utilizan desde hace años en preparados solares ya que, además de ser antioxidantes, dotan a la piel de un ligero color anaranjado/rojizo. Desde el punto de vista dermatológico, son importantes para la epitelización, la síntesis de glucoproteínas y proteoglicanos.

- Vitamina E: Es una vitamina liposoluble que ayuda a retrasar el envejecimiento cutáneo por su efecto antioxidante, y a la que se le atribuyen propiedades anticancerosas. El alfa-tocoferol, su forma más importante en cuanto a actividad, protege las membranas celulares frente a fenómenos de oxidación y actúa a nivel de la barrera protectora de la piel. La cantidad diaria recomendada de esta vitamina en su forma activa es de 10 mg/día.

- Vitamina C: Actúa tanto en el interior como en el exterior de la célula, ayudando a reponer el glutatión (principal antioxidante celular). Además, es un cofactor enzimático en la síntesis de colágeno por los fibroblastos, de ahí sus propiedades antienvejecimiento. La cantidad diaria recomendada es de 60 mg/día. Al ser hidrosoluble, su exceso se elimina fácilmente a través de la orina, pero si la ingesta de ácido ascórbico supera los 2 g diarios durante largos periodos puede dar lugar a la formación de cálculos renales.
La absorción de esta vitamina disminuye a medida que aumenta la dosis, de manera que si se ingieren entre 30 y 180 mg/día se absorbe del 70 al 90%, mientras que si se supera el gramo diario la absorción no supera el 50%.
Se ha demostrado que la toma conjunta de las vitaminas A, E y C tiene un efecto antioxidante mucho mayor (sinergia) que si se toman por separado. Por esto algunos autores han llegado a denominarlos “tríada mágica antioxidante”.

Coenzima Q10 (CoQ10)

Es una molécula liposoluble que participa en la respiración celular generando energía (ATP) a nivel de la mitocondria. Su forma oxidada es la ubiquinona, y la reducida el ubiquinol, que es la forma activa y biodisponible. Forma parte del complejo sistema de antioxidantes de la piel. Con la edad y el consumo de ciertos medicamentos, como las estatinas, la generación de esta coenzima puede verse disminuida, siendo necesaria una suplementación.

- Resveratrol: Es un compuesto polifenólico presente en una gran cantidad de especies vegetales utilizadas para la alimentación humana, entre ellas las uvas (y el vino tinto), el cacao, los arándanos o las moras. Existen dos formas químicas: cis-resveratrol (inactiva) y trans-resveratrol (activa). Diversos estudios in vitro demuestran que, entre otras funciones, actúa contra los radicales libres y ayuda a conservar el glutatión (principal antioxidante celular). No existen datos suficientes respecto a la dosificación adecuada. La dosis sugerida es de 25-200 mg, de una a dos veces al día. Se recomienda evitar el uso simultáneo de resveratrol con antiagregantes plaquetarios y anticoagulantes, ya que podría incrementar el riesgo de sangrado.

- Soja: Es una legumbre que posee uno de los mayores contenidos proteicos vegetales. Contiene altos niveles de calcio, sobre todo en sus derivados, y contribuye a reducir los niveles de colesterol LDL y triglicéridos.
La soja evita el envejecimiento cutáneo prematuro por tres vías diferentes: retiene el agua de la piel, evitando su deshidratación, actúa como antioxidante protegiendo de los efectos de radicales libres, y estimula la formación de colágeno.

- Levadura de cerveza: Se trata de cepas seleccionadas de Saccharomyces cerevisiae, desarrolladas en medios de cultivo, con composición principalmente glucídica. Sus componentes principales son proteínas, ricas en aminoácidos esenciales, vitaminas del grupo B, sales minerales y oligoelementos. Es un activo útil frente a la fragilidad capilar y ungueal gracias a su actividad trófica (estimulante del crecimiento). Además, se utiliza como coadyuvante de muchas patologías dermatológicas, como el acné o la dermatitis seborreica, ya que posee acción depurativa.

- Pycnogenol®: Se obtiene de la corteza de Pinus pinaster, aunque sus activos se pueden obtener también de otros vegetales, como la uva o el avellano. Pycnogenol®, marca registrada en Estados Unidos, es un compuesto antioxidante que ayuda a retrasar el envejecimiento prematuro de la piel. Se une a proteínas de colágeno y elastina, protegiéndolas de su degradación enzimática, y estimula su síntesis, así como la del ácido hialurónico. También puede mejorar el aspecto de las manchas inhibiendo la melanogénesis. Presenta actividad oxigenante, ya que mejora la microcirculación, facilitando también el aporte de otros nutrientes a los tejidos. Debe utilizarse con especial precaución en personas con tratamientos inmunológicos y antiagregantes, ya que parece que aumenta la actividad del sistema inmunitario y fluidifica la sangre, incrementando el riesgo de hemorragias. El Pycnogenol® es posiblemente seguro cuando se ingiere en dosis diarias de 50 mg a 450 mg durante un máximo de 1 año.

- Té verde (Camelia sinensis): Posee actividad diurética y antioxidante gracias a sus compuestos polifenólicos. Inhibe la formación de radicales libres significativamente, ahorrando antioxidantes fisiológicos (SOD, glutatión peroxidasa, etc.). Dicho potencial está asociado a su elevado contenido en epigalocatequina-3-galato (EGCG), que también aumenta la termogénesis.

- Proteínas: La proteína, es el nutriente más importante para aumentar el rendimiento deportivo. Si practicamos ejercicio regularmente necesitamos una ingesta más alta de proteínas que usuarios de carácter sedentario. Los suplementos proteínicos pueden ser utilizados para aumentar o promover la pérdida de peso, y mejorar el rendimiento atlético.

Colágeno

Es una de las proteínas más importantes de la piel, tanto por su cantidad como por su función. Las moléculas se unen entre sí formando fibras que forman parte de la base de sostén de la dermis, en conjunto con otras sustancias. El colágeno es sintetizado en el tejido dérmico por los fibroblastos. Con la edad, disminuye la calidad y cantidad de esta proteína, provocando que estas fibras estén peor estructuradas, lo que da lugar a una pérdida de firmeza y flexibilidad de la piel, articulaciones, músculos, tendones y huesos. Otro factor que afecta directamente al colágeno es la radiación UVA. Por su parte, la vitamina C estimula su formación.

Para que sea bioasimilable, es necesario someterlo a gelatinización, seguida de una hidrolisis avanzada, obteniendo así el colágeno hidrolizado. Este proceso permite que su absorción a nivel intestinal supere el 80% a las 6 h de la ingesta, y el 95% a las 12 h.

Complementar la dieta con una ingesta diaria de 10 g de colágeno hidrolizado oral puede contribuir a mantener el buen estado del colágeno tisular, así como de la matriz extracelular.

El colágeno es una proteína que se encuentra única y exclusivamente en los animales; por tanto, no existe el «colágeno vegetal», porque los vegetales no contienen colágeno, ni lo necesitan, ya que no se desplazan.

No está demostrado que el colágeno marino o terrestre presenten diferencias en biodisponibilidad por ingesta oral.

Se recomienda emplearlo con especial precaución en personas con problemas renales o hepáticos de gravedad, que deban cuidar la ingesta de proteínas.

Ácido hialurónico

Es un glucosaminoglicano que se encuentra en gran cantidad en la piel, sobre todo a nivel de la dermis. Esta molécula tiene una elevada capacidad higroscópica, que aporta turgencia e hidratación en el tejido de sostén. Al igual que el colágeno, su calidad y cantidad se ven afectadas tras el paso de los años y diversos factores ambientales (consumo de tabaco, radiación ultravioleta o contaminación atmosférica), por lo que se utiliza como complemento oral para pieles deshidratadas y maduras.

Ácidos grasos esenciales

Son aquellos ácidos que el organismo no puede sintetizar y deben ser aportados por la dieta a través de fuentes de alimentos. Existen dos familias de ácidos grasos esenciales, los Omega-3 y los Omega-6. Estos ácidos grasos no saturados provienen mayoritariamente de las plantas y de los pescados azules. Desde el punto de vista dermatológico, los ácidos grasos esenciales aportan una gran flexibilidad y protección frente a agentes externos, ya que forman parte de la estructura de las membranas celulares. Además, poseen acción antiinflamatoria y pueden resultar útiles en el tratamiento de algunos trastornos autoinmunes, como la psoriasis o la artritis reumatoide y otras afecciones cutáneas como el acné o la cuperosis.

La deficiencia de estos ácidos grasos también se relaciona con la caída del cabello.

Además, otros ácidos grasos insaturados como el oleico, presente en el aceite de oliva y el aguacate, son útiles para mantener una piel bien estructurada e hidratada.

Aminoácidos azufrados

El azufre es un mineral necesario para la formación del colágeno, la queratina y los mucopolisacáridos. Aunque con una dieta equilibrada se obtiene el aporte necesario, el consumo de tabaco puede disminuir su absorción intestinal.

Los principales aminoácidos azufrados son la metionina (esencial) y la cisteína (no esencial, ya que se puede formar a partir del anterior).

Como curiosidad, los baños termales de azufre se han usado durante muchos años por sus propiedades curativas, en casos de estrés, problemas musculares o dermatológicos.

También se ha comprobado que el azufre posee acción antiseborreica, por lo que está especialmente indicado en patologías como el acné o la dermatitis seborreica.

La industria de la nutricosmética de deja de evolucionar y,  hoy en día, existen otros muchos ingredientes que forman parte del arsenal utilizado en la elaboración de estos productos, incluso, las propias marcas comerciales tienen moléculas con patente propia.

La nutricosmética es una forma complementaria a los cosméticos para cuidarse, que no implica dejar de lado los cosméticos tradicionales, puesto que hay algunas situaciones que siempre se resolverán mejor a flor de piel, por la vía tópica. Sin embargo, es evidente que la nutricosmética ofrece algunas propuestas interesantes. Como por ejemplo la toma por vía oral: mucho más cómodo que llevar cremas en la piel por tiempo prolongado. Esta combinación es lo que se denomina “Twin Cosmetics”

La nutricosmética ha abierto nuevas posibilidades en el mercado del autocuidado para el consumidor y nuevas vías de desarrollo en I+D para las empresas. Si bien en otros países está más arraigada desde hace años, es evidente que en nuestro país es una tendencia en auge. La “belleza desde el interior”, de la que se ocupa la nutricosmética, cuenta con una serie de ingredientes clave que marcan la diferencia de esta categoría de productos frente a la cosmética de uso tópico.

 

Escrito por Inmaculada Vicente

Pin It

Seguro que te interesa continuar leyendo .....

La Revista

Farmaventas nº 164
Farmaventas nº 164

Farmaventas nº164

Nuestras Redes Sociales

Agenda

Contacto


Pau Claris, 138 1º 3ª
08009 - Barcelona - España

Teléfono: +34 93 434 21 21
Teléfono Provisional: 657.56.92.78


Datos


16.000 ejemplares mensuales
Más de 10.000 noticias publicadas
Más de 17.000.000 de lecturas

Durante el confinamiento y
en la actualidad continuamos
repartiendo la revista física 
con total normalidad.

Descubre nuestra Editorial

@Copyright PODIUM GLOBAL MEDIA S.L. |  Política de PrivacidadPolítica de Cookies