Spanish Español

LANZAMIENTOS


“Los profesionales son personas que viven y sienten como los demás pero que mantienen un contacto continuo con el dolor ajeno. Por lo tanto es necesario promover un cambio en su formación”

“Los profesionales son personas que viven y sienten como los demás pero que mantienen un contacto continuo con el dolor ajeno. Por lo tanto es necesario promover un cambio en su formación”. data-header=1515627)data-textformat="{"ff":"Arimo,

¿Cuáles son las consecuencias de un duelo que no se ha realizado (a causa de los aislamientos y demás medidas que se están tomando a causa del COVID-19)? 

Nuestra situación actual no la recuerdan ni las personas más ancianas. Tendríamos que remontarnos a épocas pasadas en que se vivieron epidemias de “peste, tuberculosis…” y que las familias no podían despedirse de sus seres queridos. Quienes mejor comprenden esta situación actual son las personas inmigrantes que conviven con nosotros. Personas que están viviendo muy lejos de su familia y que cuando se produce una muerte, muchos de ellos no pueden despedirse. Cabe añadir que sus circunstancias personales los ha llevado a vivir adversidades de todo tipo, pero nuestra sociedad está lejos de estas experiencias de vida. Un duelo crónico puede hacernos enfermar. 

Con el objetivo de cuidar el duelo de los pacientes, las familias y los profesionales de la salud, la Dirección del Hospital Universitari General de Catalunya, creo en el año 2009 la Unidad de acompañamiento educativo a las enfermedades, el duelo y final de vida, de la que formo parte.

Los médicos y enfermeras están en contacto continuo con esta situación. ¿Podríamos decir que ellos también pasan por un duelo, aunque sea de forma distinta? 

Nada de lo que tenemos es para siempre, por lo tanto el duelo es un proceso natural cuando perdemos algo que queremos. Es íntimo pues cada uno lo vive de forma diferente, dinámico y lleno de sentimientos cambiantes. No podemos evitar el padecimiento, ya que forma parte de la vida.

Durante la vida viviremos muchas pérdidas, pero vivimos en una sociedad que, siendo mortal, siente frustración ante la muerte incluso en personas de edad avanzada o gravemente enfermas, en que morir puede representarles un merecido descanso.

Cada persona tiene una actitud determinada ante la muerte y el morir, condicionado por la propia vivencia. Los aspectos personales de los profesionales, inconscientemente influirán en la forma de estar al lado de los demás. Los aspectos personales pendientes de reparar pueden provocar sufrimiento.

Los profesionales son personas que viven y sienten como los demás pero que mantienen un contacto continuo con el dolor ajeno. Por lo tanto es necesario promover un cambio en su formación para cuidar de la salud emocional de los profesionales. Donde una formación basada únicamente en contenidos académicos dedicados únicamente a la lucha por la vida, no es suficiente para ofrecer cuidados más humanizados en la contribución responsable de acompañar a las personas y familias en el proceso de morir. 

Necesitamos una formación que promueva la Inteligencia Emocional del profesional. Una formación que le ayude a aceptar que también la necesidad de morir se hace presente en algún momento de la vida, y pueda comprender lo que siente y porqué lo siente. Que le permita ayudar en el duelo a su propia familia y favorezca la reparación de duelos personales.

Aquel que mejor sepa como cuidarse en su propio duelo, será el que mejor sabrá cuidar.

Los profesionales que están trabajando en los hospitales son muy conscientes de la situación y su temor es el bienestar de su propia familia. Muchos de ellos también tienen personas mayores o con diversas patologías a su cuidado. Su trabajo no termina nunca, su cansancio y preocupación se acumulan.

Mi consejo sería que después del trabajo se fueran a casa satisfechos por aquella sonrisa que han regalado y aquella mirada de gratitud que han recibido. Aquello que no se puede comprar en una tienda es lo que perdura y da más satisfacción. Los profesionales de la salud (médicos, enfermeras, auxiliares, técnicos, camilleros, farmacéuticos, cocineros, dietistas, limpieza…), están dando la vida y se merecen lo mejor. Esperemos que en un futuro los políticos lo tengan en cuenta.

¿Cuál es la mejor manera de comunicar a las familias el peor pronóstico? 

Una noticia importante debe darse de forma cuidada. En un espacio amplio con sillas, privado y silencioso. Sin interrupciones de teléfonos, ni barreras físicas como mesas y ordenadores. Escoger a un miembro referente que determine quien debe estar presente.  El 95% de la comunicación es no verbal. Nuestra actitud indicará a la familia la gravedad de la situación. Las palabras solo acompañaran nuestra actitud de respeto. Que dispongan de tiempo suficiente para asimilar la noticia y poder hacer preguntas.

¿Cuáles recursos son los más sencillos y a la vez más poderosos para ayudarnos a despedir un ser querido en el contexto actual? 

Acercarse al cuerpo inerte del ser querido ayuda a integrar la realidad de la pérdida y facilita los duelos saludables. No tener esta oportunidad puede complicar el tiempo de duelo. Necesitamos ver el cuerpo para tener la certeza de lo ocurrido y poder llorar. 

Futuros estudios y estadísticas de los servicios de Salud Mental nos darán la respuesta sobre si realmente el ser humano necesita o no despedirse de quien ama y si no hacerlo puede representar complicaciones futuras del duelo.

Consejos: Si no tenemos la oportunidad de poder despedirnos como se merece, os recomiendo que cada miembro de la familia (los niños también), elijan un objeto significativo acompañado de una carta (un dibujo en el caso de niños) y solicitéis que lo pongan dentro de la caja junto a el/ella. Si es importante para la familia, podéis pedir a los servicios funerarios una fotografía con todos los regalos que le acompañan.

Cuando sea posible podéis organizar un acto en su memoria. Séneca decía "La vida de los muertos, está en el recuerdo de los vivos". Los vivos necesitamos seguir viviendo de forma saludable, por ello es importante tener un recuerdo personalizado y amable del último adiós (dedicarle unas palabras, elegir una música especial o compartir su historia de vida). 

También podéis crear un grupo familiar de wapsap para poder compartir vuestros sentimientos y de esta forma no vivirlos en soledad. 

Recopilar los mensajes de condolencias, soporte y reconocimiento que recibáis a través de Facebook, Instagram… 

La creatividad no tiene fronteras, el cariño y el recuerdo tiene el poder de romperlas todas.

Para aquellos profesionales que se encuentran con la presión que comporta el triaje de pacientes, decidir quién recibe el respiradero, quién no... ¿Cuál es la actitud o pensamiento más efectivo para sobreponerse y seguir con el trabajo? 

Existen protocolos para evitar que los profesionales tengan que tomar tal decisión. De todas formas, incluso un niño puede ver cuando un cuerpo está muy enfermo y abandona por si mismo la lucha por la vida. Es entonces cuando la muerte representa una forma de descanso. 

Jamás los profesionales retiran soporte a quien lucha por vivir.

Algunas personas han padecido estrés post-traumático después del aislamiento. Aun salir de allí, todavía queda el confinamiento en el hogar. ¿Cómo afrontarlo de la mejor manera? 

Cada persona tendrá diferentes actitudes ante lo vivido. Podemos quedarnos con la parte negativa de la vivencia o dar las gracias por lo aprendido. Que puede ayudar: 

Podemos cuidar el cuerpo y las defensas con una alimentación sana. Masticar la comida el doble de tiempo. Dedicar tiempo a masticar ayuda a disfrutar de lo que comemos, damos tiempo a actuar a las hormonas que regulan la sensación de hambre y mejora el estado de ánimo. 

Hacer algun ejercicio físico moderado. 

Escuchar música y tener ratos de ocio. 

Pintar mandalas. 

Hacer un diario de lo vivido y aprendido.

Pin It

La Revista

Farmaventas nº 163
Farmaventas nº 163

Farmaventas nº 163

Nuestras Redes Sociales

Agenda

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

Contacto


Pau Claris, 138 1º 3ª
08009 - Barcelona - España

Teléfono: +34 93 434 21 21
Teléfono Provisional: 657.56.92.78


Datos


16.000 ejemplares mensuales
Más de 10.000 noticias publicadas
Más de 17.000.000 de lecturas

Durante el confinamiento y
en la actualidad continuamos
repartiendo la revista física 
con total normalidad.

Descubre nuestra Editorial