Spanish Español

"Las reacciones de fotosensibilidad grave no son frecuentes, pero podrían darse especialmente con algunos medicamentos"

En esta entrevista, Gema Herrerías, farmacéutica titular de la Farmacia Gema Herrerías, nos da unas claves para el cuidado de la piel del paciente oncológico así como su experiencia con este tipo de patologías.

Una entrevista por Ishoo Budhrani. Farmaventas 170.

¿Quién es Gema?

Soy farmacéutica comunitaria en Sevilla, titular de A5 Farmacia y con amplia experiencia en Dermofarmacia. Mi farmacia está muy especializada en el cuidado de la piel y cabello, de ahí que recibimos muchas consultas también en caso de personas en tratamiento con terapias oncológicas, sobre todo porque necesitan el apoyo de un profesional sanitario experto, que les ayude a prevenir o a elegir tratamientos eficaces, adaptados a sus necesidades y que no correspondan con simples reclamos de marketing.

¿Cómo empezaste en el mundo de la cosmética?

Mis problemas con la piel desarrollaron en mí un interés especial por la Dermofarmacia, incluso antes de terminar la carrera de farmacia. Conseguí manejar el acné moderado, y quise especializarme para ayudar a otras personas en el cuidado de su piel. Y el amor de mi madre por la formulación magistral, fue el impulso que necesitaba para ir más allá en la elaboración de mi propia marca de cosmética, gh gema herrerias.

¿Has tenido alguna experiencia cercana en la patología oncológica?

Por desgracia sí, he tenido varias experiencias cercanas en la patología oncológica, pero la que me ha dejado más huella fue la de mi padre, que perdió la vida por un cáncer que le duró 8 años en los que se tuvo que someter en varias ocasiones a diversas terapias oncológicas, desde radioterapia o quimioterapia a cirugía e incluso tratamientos farmacológicos experimentales para su cáncer.

¿Cómo es la piel del paciente oncológico?

Una de las manifestaciones cutáneas más frecuentes durante el tratamiento oncológico es la piel seca con picor y descamación. Además, es habitual la aparición de grietas y/o úlceras. Los tratamientos oncológicos como quimioterapia, radioterapia o terapias dirigidas alteran la piel, pero también las uñas y la pérdida del cabello en diferentes grados. Generalmente estas manifestaciones son temporales y reversibles. 

Las reacciones cutáneas más frecuentes, además de la sequedad cutánea extrema (xerosis), queratosis pilar y prurito, son la afectación de manos y pies, la radiodermitis, las erupciones cutáneas incluso acneiformes, rubores o flushes, alteraciones pigmentarias, fisuras, paroniquias y fotosensibilidad. Por ello, es recomendable seguir unas pautas de cuidados preventivos en caso de someterse a estas terapias.

¿Qué cuidados les recomendarías? 

El tratamiento cosmético para zonas corporales será el mismo que el de piel atópica, utilizando productos dentro de la gama destinada a pieles sensibles. No es necesario que sea una marca comercial específica y que en la etiqueta reivindique “destinado a pacientes oncológicos”. 

En caso de radioterapia, en las zonas irradiadas lo ideal es utilizar sucralfato, centella asiática, sulfato de zinc e, incluso, aloe vera puro. Se aplican dos veces al día, pero nunca se debe aplicar ningún cosmético en la zona a radiar desde las cuatro horas previas a la terapia.

¿Cuál sería una rutina facial diurna y nocturna en dichos pacientes?

Debido a la alteración que se produce en la función barrera de la piel y en las defensas, la piel se vuelve más sensible y reactiva, incluso a productos cosméticos habituales. La piel del rostro está más tirante por la deshidratación y se vuelve cetrina sin luminosidad. Además, suelen aparecer arañas vasculares en mejillas y aletas de la nariz, dilatación de los poros, hiperpigmentación y, en muchos casos, flacidez. 

Se recomienda la higiene suave de la piel con limpiadores syndets y adaptada al tipo de piel según las preferencias personales. No deben usarse exfoliantes ni  hacerse limpieza facial en centros profesionales durante el tratamiento, para evitar irritaciones. Se desaconsejan los tratamientos irritantes agresivos con retinoides, hidroxiácidos o despigmentantes ya que en caso contrario se puede potenciar la aparición de nuevas manchas. Cuando se termine el tratamiento oncológico ya habrá tiempo de normalizar el estado de la piel.

En consecuencia y durante el tratamiento oncológico es necesario hidratar la piel del rostro y del cuerpo, por la mañana y noche, con ingredientes cosméticos con función reparadora y regeneradora de alta tolerancia. Se recomienda emplear mascarillas hidratantes semanales, al menos dos noches en semana. Es muy importante utilizar también un reparador labial. 

Muchos de los medicamentos utilizados en el tratamiento del cáncer producen fotosensibilidad, sobre todo fototoxicidad inducida por la radiación UVA. Por ello, se recomienda evitar la exposición al sol para evitar quemaduras solares e hiperpigmentación. Se debe emplear a diario muy alta protección solar, FPS 50+, y de amplio espectro UVB/UVA incluso en zonas urbanas y, además, con formulaciones indicadas para pieles sensibles. Por otra parte, se puede aplicar a diario maquillaje para corregir las alteraciones de la piel como la hiperpigmentación.

Y, ¿qué recomendaciones nos darías para el cuidado del cabello durante las terapias oncológicas?

La pérdida del cabello en cabeza, cejas y/o pestañas comienza tras la segunda semana del primer ciclo de la quimioterapia, es muy frecuente y suele ser temporal. El pelo se cae de forma visible tras el primer mes debido a la toxicidad que producen la mayoría de los tratamientos oncológicos. Al mes de suspender el tratamiento se suele recuperar. 

El lavado del cabello se realizará a demanda utilizando un champú suave de uso frecuente, es decir, si es necesario se puede lavar a diario y si el cabello no es graso y se mantiene bien 1 o 2 veces en semana.

El teñido no está indicado. A menos que sea totalmente necesario y en ese caso elegir tintes que no sean irritantes para evitar dermatitis en el cuero cabelludo.

El tratamiento tópico u oral para la caída del cabello no debe hacerse en ningún caso sin consultar al médico.

Durante el tratamiento oncológico, se pueden producir reacciones de fotosensibilidad. ¿Qué recomendaciones podemos dar desde la farmacia?

Las reacciones de fotosensibilidad grave no son frecuentes, pero podrían darse especialmente con algunos medicamentos como vandetanib o vemurafenib. Podría producirse reacción de fototoxicidad  por radiación ultravioleta UVA, apareciendo una erupción inflamatoria en zonas expuestas como rostro, cuello, escote y dorso de las manos. El paciente en tratamiento oncológico además, puede ser más vulnerable a desarrollar una pigmentación residual tras la exposición solar.

Desde la farmacia debemos recomendar evitar la exposición solar intensiva y usar el protector solar de muy alta protección y amplio espectro frente las radiaciones ultravioletas tanto UVB como UVA, que éstas últimas atraviesan cristales y nubes en invierno. En la cantidad suficiente y renovando la aplicación a lo largo de la jornada, incluso en zona urbana. 

Por tu experiencia a parte del cuidado de la piel, ¿qué más cuidados corporales son demandados por el paciente oncológico? y, ¿cómo los podemos solventar desde la farmacia?

En  mi experiencia en la farmacia, otra consulta frecuente es sobre la pérdida de cejas y pestañas. Podemos aconsejar dibujarlas a diario con ayuda de un lápiz o pincel durante el tratamiento oncológico. Dentro del surtido de Dermofarmacia, existen distintas marcas comerciales que fabrican estos lápices, que sin duda, mejoran la autoestima de los pacientes.

Otra consulta frecuente es sobre las uñas, que se vuelven frágiles y con estrías. Puede producirse separación de la uña de su lecho, conocido como onicolisis, y es más fácil que se inflamen los laterales y/o la aparición de hongos. Como medida preventiva recomendaremos hidratar las manos y pies. No deben cortar las uñas demasiado cortas.

¿Cuáles serían tus consejos para las farmacéuticas y farmacéuticos a la hora de dispensar al paciente oncológico y su cuidador, con respecto a su piel? y ¿tus tips básicos? 

Más allá del cuidado de la piel, el foco debe estar en el abordaje psicológico del paciente, ya que en la fase de tratamiento se produce mucho miedo a los efectos secundarios, preocupación por la repercusión en la calidad de vida, así como sensación de tristeza e incluso depresión. No es labor exclusiva de un psicólogo, cualquier sanitario como el farmacéutico debe aportar un soporte emocional, transmitir tranquilidad y confianza.

Los tips básicos los resumiría en uno fundamental, la importancia de la escucha activa y la empatía.

Pin It

Seguro que te interesa continuar leyendo .....

Nuestras Redes Sociales

Agenda

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
Farmaventas nº 175
Farmaventas nº 175

Farmaventas nº 175

Farmaventas nº 174
Farmaventas nº 174

Farmaventas nº 174

Farmaventas nº 173
Farmaventas nº 173

Farmaventas nº 173

Especial Premios iDermo 2021
Especial Premios iDermo 2021

Especial Premios iDermo 2021

Contacto


Pau Claris, 138 1º 3ª
08009 - Barcelona - España

Teléfono: +34 93 434 21 21


Datos


16.000 ejemplares mensuales
Más de 12.000 noticias publicadas
Más de 24.000.000 de lecturas

 

Descubre nuestra Editorial

@Copyright PODIUM GLOBAL MEDIA S.L. |  Política de PrivacidadPolítica de Cookies