Los farmacéuticos impulsan la campaña sanitaria "Tu mejor acción, Hidratación"

Imprimir
Los farmacéuticos impulsan la campaña sanitaria "Tu mejor acción, Hidratación".

La campaña, que cuenta con la colaboración de Aquarius y de Coca-Cola España, tiene como objetivo seguir recordando entre la población la importancia de prevenir la deshidratación aplicando criterios que incrementen la calidad de vida y la salud de la población.

Para Aquilino García, vocal nacional de Alimentación del Consejo General de Colegios Farmacéuticos, el farmacéutico es un agente de salud que actúa como educador sanitario y participa activamente en la detección de problemas de salud pública. “Con la llegada de las altas temperaturas es necesario conocer las pautas de una correcta hidratación”, subraya.

Decálogo de la hidratación

  1. Se recomienda consumir entre 2 y 2,5 litros de líquidos al día, incluyendo el agua que proviene de los alimentos. No es saludable “aguantar” sin beber. Si se realiza actividad física en ambientes calurosos es necesario aumentar la cantidad de líquido.
  2. Hay que prestar atención a las situaciones que pueden favorecer la deshidratación, como el calor y la sequedad ambiental. Se desaconseja realizar actividades físicas en las horas centrales de días calurosos, usando excesivas prendas de abrigo, exposición exagerada al sol, etc.
  3. Los síntomas que orientan hacia un cuadro de deshidratación son, entre otros, sed, sequedad de las mucosas y de la piel, disminución de la cantidad de orina y, en casos más graves, pérdida brusca de peso, orina oscura y concentrada, somnolencia, cefalea y fatiga extrema.
  4. El agua y otras bebidas son necesarias para asegurar una adecuada hidratación. En situaciones de deshidratación leve, las bebidas con sales minerales, en concreto sodio, y con azúcares de absorción rápida pueden facilitar una mejor rehidratación.
  5. Es conveniente hidratarse antes, durante y después del ejercicio, ya que cualquier ejercicio físico, aunque sea moderado, produce la eliminación de cierta cantidad de agua y sales minerales, además de un consumo energético.
  6. Además de los líquidos, ciertos alimentos, como frutas y verduras, nos pueden ayudar a mantener un buen nivel de hidratación.
  7. Las comidas copiosas requieren un aporte suplementario de bebida.
  8. Si realiza algún tipo de dieta pueden variar sus necesidades específicas de hidratación.
  9. Las bebidas alcohólicas no evitan la deshidratación e incluso pueden llegar a empeorarla.
  10. La utilización de forma habitual de ciertos medicamentos (diuréticos, por ejemplo) puede afectar el estado de hidratación.

FV

{jcomments on}